Apretados

Hoy voy a utilizar un fragmento de una novela «Teléfono móvil» del escritor chino Liu Zhenyun, en concreto de un fragmento que ya utilicé, en diciembre de 2014, para una crónica del viaje a Cuba, que en ese momento era muy distinta a lo que la fotografía de Martin Parr nos muestra. Poco más de dos años, un mundo de diferencia.

[…]Yan Shouyi seguía estando atónito. Un rato después, Fei Mo levantó la cabeza con la cara cubierta humedecida y comentó:
—¡Qué magnífica era la sociedad agrícola!
Yan Shouyi no alcanzó a comprender sus palabras.
—¿Cómo? —preguntó.
Fei Mo movió la cabeza observando:
—En la sociedad agrícola todo dependía de andar a pie. Si uno iba a la capital a asistir al examen para ser funcionario, aunque no regresara a su pueblo natal después de mucho tiempo, una vez que volviera a casa, podía argumentar cualquier pretexto, nadie tendría sospecha sobre su conducta.
Luego tocó el móvil diciendo:
—Ahora, en la sociedad contemporánea…
Yan Shouyi inquirió:
—¿Qué ocurre con lo contemporáneo?
Fei Mo, con voz ronca, opinó:
—Uno está muy cerca del otro, ¡la gente se acerca, está apretada de modo que uno no puede ni respirar![…]

Fotografía de Martin Parr

Leí la novela en Cuba y en ese momento agradecí que no fuera un país tan apretado. Ahora parece que es más apretado que los que tenemos conexión en todas partes, porque para estar conectados, deben apretarse en los puntos Wi-Fi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *